Ante falta de atención médica, internos de San Pedro acuden desesperados a la medicina tradicional – EL DEBER

Last Updated on July 13, 2020 by

El coronavirus está afectando seriamente a las personas que viven privadas de libertad en el país. En la cárcel de San Pedro de la ciudad de La Paz, donde se han detectado casi 200 sospechosos de la enfermedad, los reclusos han decidido tomar la sartén por el mango y han acudido al socorro de la medicina tradicional para contrarrestar la pandemia del coronavirus. Algunos aseguran que les ha ayudado a recuperarse.

“Todos los internos en San Pedro estamos infectados. Los que pudimos salir en busca de una clínica, no encontramos espacio en ningún lugar. Los que encontraron, fallecieron allí mismo en pocas horas”, lamentó uno de los presos que no reveló su nombre, pero dijo estar sufriendo fuertes síntomas de Covid-19, como por ejemplo, la falta de respiración, en los últimos días.

Pero, por recomendación de un externo, esta persona logró adquirir varios tipos de plantas medicinales que, después de regresar al penal, inmediatamente preparó como infusión. Antes de tomar el concentrado, explicó que no podía respirar, le dolía el pecho y sus riñones. Tenía tos fuerte y se le tapaban los órganos respiratorios. Se dieron cuenta que estaban con la enfermedad, porque tampoco sentían el sabor de las comidas y tenían fiebre.

“Tomé una sola taza que me prepararon los muchachos y quedé dormido como un bebé hasta el día siguiente. Me levanté sano. Me queda algo de tos, pero ya estoy trabajando. Hasta lavé mi ropa y he estado caminando, lo que no podía hacer antes del fin de semana. Estoy alegre. Tengo que seguir tomando por cinco días”, fue el relato que hizo llegar a EL DEBER uno de los reclusos que asegura estar curándose de la infección.

Como él, otros dos internos lograron tomar la infusión con los mismos resultados. Este lunes, con la colaboración económica de un privado de libertad, toda la población toma el concentrado, empezando por los que están más graves. Así, evitarán salir del penal “para solo buscar la muerte”.

¿De qué se trata?

De acuerdo a la “receta tradicional”, para una olla normal, se coloca una cabeza de jengibre, tres dientes picados de ajo, una ramita pequeña de romero, dos ramas de wira wira, una rama de eucalipto, además de matico, amor seco y manzanilla.

Todo se hace hervir por unos 20 minutos. Para cada taza que se tome, se le añade una cucharilla de miel y se exprime un limón. La dosis es una taza en la mañana y otra en la noche, por cinco días.

Datos de infectados

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, hizo conocer este fin de semana, que luego de un rastrillaje sanitario en la cárcel de San Pedro, se logró identificar a 184 sospechosos de ser portadores del coronavirus.

En una semana, se recogieron 12 cuerpos del penal. Algunos fallecieron sin ninguna atención médica, en medio de los pasillos.

La información de casos sospechosos corrobora la denuncia anticipada, realizada hace más de una semana, por los propios reclusos que las autoridades penitenciarias se negaron a reconocer.

El coronavirus está afectando seriamente a las personas que viven privadas de libertad en el país. En la cárcel de San Pedro de la ciudad de La Paz, donde se han detectado casi 200 sospechosos de la enfermedad, los reclusos han decidido tomar la sartén por el mango y han acudido al socorro de la medicina tradicional para contrarrestar la pandemia del coronavirus. Algunos aseguran que les ha ayudado a recuperarse.

“Todos los internos en San Pedro estamos infectados. Los que pudimos salir en busca de una clínica, no encontramos espacio en ningún lugar. Los que encontraron, fallecieron allí mismo en pocas horas”, lamentó uno de los presos que no reveló su nombre, pero dijo estar sufriendo fuertes síntomas de Covid-19, como por ejemplo, la falta de respiración, en los últimos días.

Pero, por recomendación de un externo, esta persona logró adquirir varios tipos de plantas medicinales que, después de regresar al penal, inmediatamente preparó como infusión. Antes de tomar el concentrado, explicó que no podía respirar, le dolía el pecho y sus riñones. Tenía tos fuerte y se le tapaban los órganos respiratorios. Se dieron cuenta que estaban con la enfermedad, porque tampoco sentían el sabor de las comidas y tenían fiebre.

“Tomé una sola taza que me prepararon los muchachos y quedé dormido como un bebé hasta el día siguiente. Me levanté sano. Me queda algo de tos, pero ya estoy trabajando. Hasta lavé mi ropa y he estado caminando, lo que no podía hacer antes del fin de semana. Estoy alegre. Tengo que seguir tomando por cinco días”, fue el relato que hizo llegar a EL DEBER uno de los reclusos que asegura estar curándose de la infección.

Como él, otros dos internos lograron tomar la infusión con los mismos resultados. Este lunes, con la colaboración económica de un privado de libertad, toda la población toma el concentrado, empezando por los que están más graves. Así, evitarán salir del penal “para solo buscar la muerte”.

¿De qué se trata?

De acuerdo a la “receta tradicional”, para una olla normal, se coloca una cabeza de jengibre, tres dientes picados de ajo, una ramita pequeña de romero, dos ramas de wira wira, una rama de eucalipto, además de matico, amor seco y manzanilla.

Todo se hace hervir por unos 20 minutos. Para cada taza que se tome, se le añade una cucharilla de miel y se exprime un limón. La dosis es una taza en la mañana y otra en la noche, por cinco días.

Datos de infectados

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, hizo conocer este fin de semana, que luego de un rastrillaje sanitario en la cárcel de San Pedro, se logró identificar a 184 sospechosos de ser portadores del coronavirus.

En una semana, se recogieron 12 cuerpos del penal. Algunos fallecieron sin ninguna atención médica, en medio de los pasillos.

La información de casos sospechosos corrobora la denuncia anticipada, realizada hace más de una semana, por los propios reclusos que las autoridades penitenciarias se negaron a reconocer.

;

Leave a Comment

×

Table of Contents